Oficina en casa, todo un proyecto inmobiliario

Noviembre, 19
post-image

A partir del confinamiento que el 2020 trajo consigo, una gran parte de la población productiva comenzó a trabajar desde casa, volviendo el home office una forma de trabajo que llegó para quedarse.

Al respecto, la encuesta Nueva normalidad, nuevas formas de trabajo, realizada por PwC México; reportó que el 97% de los encuestados está de acuerdo con que el trabajo remoto sea permanente, por lo que la adaptación de espacios en el hogar podría convertirse en un nicho bastante rentable.

Así que si quieres aprovechar el proyecto inmobiliario en el que se ha convertido la adaptación de oficina en casa para encontrar nuevos clientes, te compartimos algunas recomendaciones que podrían serte funcionales.

Elegir el espacio ideal

Para ser tan productivo como en el lugar de trabajo habitual, es importante no mezclar lo profesional con la familia o las tareas del hogar, evitando distracciones dentro del horario laboral.

Siendo así, habrá que elegir un espacio neutral que favorezca a que la concentración no se vuelva un reto sino algo que surja de manera natural.

No olvidar el almacenamiento

El orden es crucial en una oficina productiva, por lo que deberás considerar un espacio de almacenamiento, ya sea que tu cliente decida reciclar algún mueble o que su presupuesto permita adquirir uno especialmente para ese fin.

También es posible erradicar el desorden planificando la integración de repisas o modulares que además de añadir estilo, ayudarán a ahorrar espacio.

Aprovechar la luz

Un espacio con luz natural será un espacio que traiga ahorro y concentración, por lo que ubicar el escritorio o la mesa de trabajo a lado de una ventana es una idea que no se debe descartar.

Si la iluminación natural no es posible en el espacio de tu cliente, no descartes el uso de lámparas de oficina, que son ideales para ofrecer luz puntual en espacios reducidos y con entrada de luz solar limitada.

Los colores sí importan

La selección de colores lo es todo para un espacio en el que se pasará la mayor parte del día, pudiendo influir en las emociones y hasta en el nivel de productividad.

Siendo así, colores fríos como el azul y el verde, pueden crear un ambiente óptimo. Por otro lado, tonos cálidos como el rojo y el anaranjado, ayudan a energizar el entorno; mientras el amarillo favorece el proceso creativo.

¿Necesitas apoyo de renderización para ese nuevo proyecto?

En Impuldesa te respaldamos con los renders y cotización de tu proyecto para adaptación de espacios de trabajo. Contáctanos.

No hemos podido validar tu suscripción.
¡Gracias por suscribirte!

Newsletter

Suscríbase a nuestra newsletter para recibir nuestras novedades.