La importancia del arquitecto en el mundo moderno

Septiembre, 01
post-image

Hoy en día, tenemos acceso a un conjunto estándar de herramientas utilizadas para diseñar un edificio a través del teclado de un ordenador.

Digitalmente hablando, los primeros en llegar fueron el CAD y las imágenes generadas por ordenador y en la actualidad, algunos estudios como NBBJ disponen de un departamento digital centrado en estudiar aspectos como la realidad virtual o las herramientas de código abierto y en desarrollar herramientas interactivas personalizadas que analizan y visualizan la información al mismo tiempo. La transformación digital más conocida se ha producido a través de BIM (Building Information Modelling por sus siglas en inglés). Este es el estándar en la actualidad, y tres cuartas partes de los encuestados (una mezcla de arquitectos, ingenieros, diseñadores y contratistas) en el informe nacional BIM del Reino Unido declaran “conocer y utilizar” el software, mientras que solo un 1% confiesa desconocer su existencia.

BIM ha revolucionado la manera en que se calcula y comparte la información sobre el trabajo, los materiales, los plazos y los costes entre las partes interesadas. Y es fácil ver cómo los clientes (interesados en la ingeniería de costos y en el cumplimiento de los plazos) pueden llegar a pensar que, si los algoritmos para construir un edificio en plazo y cumpliendo el presupuesto son tan válidos, ¿para qué preocuparse por los humanos que proporcionaron la información? En una época en que las habitaciones de una vivienda pueden ser planificadas utilizando un casco de RV. Existen diferentes contraargumentos frente a esto. En primer lugar, se encuentra el principio GIGO, que determina que la calidad del análisis de datos dependerá de la calidad de la información que hayamos introducido en el mismo. Los arquitectos tienen la obligación profesional de continuar desarrollando sus conocimientos de los productos y procesos.

Los arquitectos son antropólogos espaciales, preparados para comprender las percepciones y los comportamientos humanos. Esta es la razón por la que los estudios de arquitectura siguen estando llenos de catálogos de pavimentos, telas y piezas metálicas. Saben que los huéspedes de los hoteles prefieren las cualidades táctiles de un interruptor frente a un iPad; un pomo de latón en la puerta al tacto de un botón y la veta de un bloque de madera sólido como mostrador de recepción a un check-in virtual. Los arquitectos saben que un entorno lleno de color ayuda a los pacientes de un hospital a recuperarse antes y que las personas que trabajan en una oficina con luz natural son más felices y productivas.

No hemos podido validar tu suscripción.
¡Gracias por suscribirte!

Newsletter

Suscríbase a nuestra newsletter para recibir nuestras novedades.